Habrá imbéciles

Hoy no les robaré mucho tiempo, queridos lectores, pero me consta que algunos de ustedes están sufriendo por las continuas demostraciones de estupidez que azotan nuestro planeta, y si mis lectores sufren yo sufro.

Vaya por delante que la democracia no funciona porque sea el mejor de los sistemas. La perfección es un constructo ideal sin equivalente en la realidad (salvo quizá el regate de Redondo en Old Trafford); la democracia funciona porque es el mejor sistema conocido para evitar que nos peguemos, pues atiende al pluralismo mejor que los demás sistemas de organización.

Por eso está bien que de vez en cuando se cometan gilipolleces: dado que el número de los imbéciles es casi infinito, hay que contar con que dichos imbéciles querrán también ser representados. Es de justicia: la democracia no debería hacer distingos económicos (he dicho «debería») ni intelectuales. El imbécil también tiene derecho a ver cómo se cumplen sus deseos de tanto en vez. Es más: dado que los imbéciles son los más propensos a liarla pardísima (véanse fascismos y comunismos), es mejor tenerlos un poquito más contentos que a los demás. Y no mirarlos directamente a los ojos.

c551af76a9f4e2dd8a4ffb4268f10eb1--stupid-people-smart-people

Ya saben, amigos: la próxima vez que un caso de estulticia aplicada les haga hervir la sangre, piensen que es por el bien de la paz social: piensen que un imbécil contento es un violento aplacado.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s